Tecnología, Web, Diseño y Programación

martes, 30 de noviembre de 2010


Navegando por la red encontré una nota curiosa, interesante y útil para todos aquellos que han visto sumergirse en agua alguno de sus gadgets. 

Agua, refresco, café o la desgracia de ver cómo viaja nuestro equipo hacia el WC es una tragedia, pero según la información aún quedan esperanzas de vida para el aparato.

Olviden la secadora para el cabello y mejor vayan a la cocina por una bolsa de arroz...

"El mejor consejo es extraer la batería, si se puede, y secar con una toalla. Si se moja poco, con arroz puede funcionar porque es higroscópico, propiedad desecante. La misma de las bolsas de gel de silicio que traen los aparatos electrónicos en su embalaje", explica Joan Ramos, profesor de ingeniería electrónica de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). 

"Los circuitos electrónicos son resistentes al calor, pero los componentes de plástico y la pantalla de cristal líquido, no", añade Ramos, que me recuerda: "El secador, realmente, podría fundirlos".

Mejor echa todo en una bolsa de plástico y llénala con arroz. La recomendación son 15 días enterrado en arroz..

El sol o el frío extremo también dañan estos equipos. "Lo peor es la radiación solar directa, porque el aparato se calienta a 70 u 80 grados y los componentes no funcionan correctamente". De nuevo, las pantallas son las más sufridoras. Con el frío, en cambio, reduce el rendimiento la batería.

Según la nota el aparato fue exhumado del arroz, blanco al principio, amarillo chino después. Emergió de entre los granos y, efectivamente, el iPad, a los 15 días, resucitó. 

0 comentarios:

Publicar un comentario